Obsolescencia programada

¿Por qué los productos electrónicos duran cada vez menos? ¿Cómo es posible que en 1911 una bombilla tuviera una duración certificada de 2500 horas y cien años después su vida útil se haya visto reducida a la mitad? Seguro que habéis oído a mucha gente decir que antes las cosas duraban más… pues, lo siento, pero es algo real y esto es por culpa de la obsolescencia programada.

Se denomina obsolescencia programada u obsolescencia planificada a la programación del fin de la vida útil de un producto o servicio, de modo que, tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante o por la empresa durante la fase de diseño, éste se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible.

Hoy está aplicada en zapatillas, ropa, automóviles, calculadoras, computadoras, celulares, televisores, ventiladores, etc.

Historia

El primer caso de obsolescencia programada destacable se dio con el surgimiento de la bombilla, las primera bombillas estaban pensadas para durar, por ejemplo, en el año 1881 Edison puso a la venta su primera bombilla que tenía una duración de 1500 horas. Después de esto, todas las empresas dedicadas a la creación de bombillas intentaron aumentar la vida útil de estas. Pero esta idea no duró mucho, los fabricantes se percataron de que las ventas no aumentaban por ello, en 1925 se creó el “comité de las 1000 horas de vida”, cuyo objetivo era reducir técnicamente la vida útil de las bombillas cobrando multas a los que se pasasen de una vida útil “normal”, de esta forma se aumentaron las ventas y, en consecuencia, las ganancias.

En el Estado de California, ciudad de Livermore (EEUU), hasta el día de hoy, hay una bombilla que lleva encendida desde 1901 (1,016.856 horas), ubicada en una estación de bomberos. La descubrieron en 1972 e intentaron descubrir quien fue su creador pero sin éxito.

Pero las bombillas no fueron las únicas afectadas por la obsolescencia programada, con el tiempo se fue extendiendo a casi todos los productos. Los productores se empezaron a dar cuenta de que a menor vida útil de sus artículos aumentaban sus ganancias. Esto también vino acompañado de una producción en masa y, en consecuencia, de una bajada del precio de los productos: la gente comenzaba a comprar más por diversión que por necesidad. También se empezó a seducir al público a llevar una vida consumista.

Actualidad

En la actualidad vivimos en una sociedad consumista, la obsolescencia programada nos rodea constantemente, nacemos en una sociedad que siempre quiere tener en sus manos lo más nuevo aunque no lo necesite.

La obsolescencia programada tiene sus ventajas y desventajas, entre sus ventajas está el aumento de trabajo y que se abarata el precio de algunos productos. Eso no quiere decir que todo sea positivo, esta disminución de la vida útil de los productos genera muchos residuos y una sobrexplotación de los productos naturales; también la sociedad ha caído en la adicción al consumismo.

Hechos y frases relacionados con la obsolescencia programada y el consumismo:

  • Las nuevas actualizaciones de software hacen que los dispositivos vayan peor. 
  • Las empresas deciden dejar dar soporte al poco tiempo. 
  • La publicidad nos hace pensar que necesitamos todo y si es puntero mejor: coches, cámaras, móviles… 
  • Nuevas versiones que mejoran en dos o tres cosas. 
  • Aparatos hechos con materiales Premium pero poco resistentes. 
  • Quién no ha dicho u oído alguna vez:
    • Ese móvil está obsoleto. 
    • Si pero es que el nuevo ‘xxx’ tiene ‘yyy’ que no tiene el que tengo. 
    • Tus vídeos son nefastos, graba con ‘zzz’. 
    • Es muy barato para ser bueno. 

Conclusión.

Hemos aprendido que para mantener una economía en pie, no es imprescindible la obsolescencia programada, con un buen uso de recursos y una estrategia de producción, se puede salir adelante. No obstante, ¿Es realmente posible la conversión de un sistema al otro de la noche a la mañana? ¿Qué pasaría con las miles de personas que subsisten gracias a este sistema?

Documental “Comprar, Tirar, Comprar” de RTVE: http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-comprar-tirar-comprar/1382261/

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *